Stranger things

CRÍTICA DE SERIES: STRANGER THINGS

stranger-thingsUna mirada de ojos oscuros que penetra a través de la pantalla, una desaparición a la que se le trata de buscar lógica y una serie de anomalías que conectan ambos acontecimientos son los pilares sobre los que se sustenta Stranger things. Puede parecer simple, pero no caigan en el error.

Hay historias que nacen para convertirse, irremediablemente, en fenómenos de masas, que llegan a la pantalla y conquistan al público. Stranger things (Netflix) es una de esas series célebres que sólo aparecen cuando menos te lo esperas. ¿Quién iba a ponerse en pleno siglo XXI a recrear un pasado, bastante reciente, complicándose con ello la existencia y arriesgándose a no estar a la altura? La respuesta es Duffer -the Duffer Brothers-, que son los creadores; visto así se entiende que esta genialidad no nació sólo gracias a una mente pensante, sino a dos gemelares. Con su ingenio han conseguido que gente como yo, que nació pasada esa década brillante, pueda vivir en primera persona el estreno de un producto que no recrea los ochenta sino que los vive.

Stranger things no es sólo una ficción ambientada en la época en la que triunfaba la Movida madrileña, es una serie que parece realmente grabada  hace 30 años, porque todos los detalles así te lo indican. La calidad no se reduce a un cuidadoso vestuario, peinados abombados, bicicletas de la época o efectos visuales de antaño; desde la música  hasta los títulos del principio, con esas rayas ochenteras, te trasladan a esa época en la que los cardados y las chupas de cuero no distinguían entre sexos. stranger_things_logo

Pero no sólo es la historia y el halo de misterio que rodea la serie lo que te engancha desde el primer episodio, sino ante todo sus personajes. Esa Winona Ryder que regresa con un papel realmente excelente, esos cuatro niños que hacen un papelón realmente impactante, con diálogos rápidos y movimientos precisos llevando a sus espaldas gran parte de la carga interpretativa pero principalmente el punto clave, que tiene además nombre de número, se llama Eleven (Once en español); un papel al que da vida la joven actriz Millie Bobby Brown una niña tan pequeña en la vida real y tan grande en la pequeña pantalla que enmudece a los espectadores. Sin duda la actriz revelación del año.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s