La esencia permanece

CRÍTICA DE CINE por MARTA BAENA SANZ

Still AliceTítulo original: Still Alice
País: Estados Unidos
Director: Richard Gatzer, Wash Westmoreland (novela de Lisa Genova)
Reparto: Julianne Moore, Alec Baldwin, Kristen Stewart, Kate Bosworth, Hunter Parrish
Género: Drama

No puedo imaginar nada más duro que despertar un día y no acordarte de cuántos hijos tienes, a qué te dedicas o siquiera cómo te llamas. Still Alice es un film que te coge de la mano y te ayuda a visualizar los crueles estadios que atraviesa una persona que tiene alzhéimer. Desde el antes, cuando su vida era perfectamente normal y completa, pasando por el diagnóstico, la aceptación y el posterior deterioro de una mente joven que se va apagando en vida sin poder evitarlo.

En esta película se unen además dos encrucijadas, por un lado, la enfermedad y, por el otro, la juventud de la persona que la desarrolla. El alzhéimer es, según mi parecer, una de las enfermedades más crueles que puede ocurrirle a un ser humano, ya que como reconoce la propia Alice “no te mata, pero dejas de ser tú misma”. Ella preferiría sufrir de cáncer y que le quedara poco tiempo, antes que enfrentar el dolor extremo de asumir que hay algo dentro de ti que te va matando en vida sin llegar a hacerlo.

El film araña el corazón, además, porque enfrenta a una familia, rompe lazos y paraliza vidas, porque no sólo la padece quien la tiene, sino que todos la sufren con ella, tratando de decidir qué hacer con una Alice que se va marchitando y cuyo empeoramiento avanza a pasos agigantados a su temprana edad. Alice se va difuminando y desapareciendo a medida que avanzan las escenas, desorientándose en la calle, olvidando a sus hijos e incluso perdiéndose dentro de su propia casa; mostrando un crudo y claro ejemplo de a qué niveles afecta esta enfermedad, tan desconocida hasta que la tratas de cerca.

Julianne Moore, excepcional en su papel y merecedora del ganado Oscar, sufre y llora con Alice como yo creo que todos lo hacemos al ver esta película. Porque son de estos films que encogen el corazón y con los que empatizas porque nadie está a salvo de que el destino ponga en su vida, o en la de un ser querido y cercano, un agujero así de negro del que no hay escapatoria y del que sólo queda después una leve esencia de lo que un día fuiste.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s