De Jake a Katie

CRÍTICA DE CINE por MARTA BAENA SANZ

de padres a hijasTítulo original: De padres a hijas (padri e figlie)
País: Estados Unidos
Director: Gabriele Muccino
Reparto: Russell Crowe, Amanda Seyfried, Aaron Paul, Diane Kruger, Jane Fonda, Octavia Spencer, Kylie Rogers
Género: Drama

La película De padres a hijas está rodada de tal forma que juega con el tiempo a su favor. Desde las primeras escenas te percatas de que la consecución lineal de los hechos es alterada para jugar con el espectador y llevarlo a ver en cada momento lo que el director quiere mostrar. Gabriele Muccino te da así un paseo, que no sigue una línea temporal para que quien ve la película vaya hilando los flashbacks con el presente, para darle un sentido en conjunto a todo el trabajo. Un planteamiento diferente al habitual y que te ayuda a tener fresca la acción en todo momento, pues es un continuo baile entre unas consecuencias motivadas por unos hechos.

Russell Crowe se mete en el papel de un viudo atormentado por ser el causante de la muerte de su esposa, viéndose con la responsabilidad completa de cuidar y educar a su hija de cinco años. La película desarrolla un drama familiar en el que él atraviesa una dura enfermedad que se agrava con el paso del tiempo y que le supone un grave impedimento en su carrera como escritor. Algo que, sin embargo, no repercute en la relación que tiene con su hija y que me sorprendió gratamente, pues lucha por estar con ella, a pesar de las circunstancias.

Se queda, sin embargo, un tanto floja de contenido y de acción en algunos momentos en los que no encajan los comportamientos de los personajes principales ni de aquellos que soportan las tramas secundarias. Y aunque cuenta con un reparto de lujo, como Jane Fonda, Octavia Spencer y Aaron Paul, no les saca el partido que debería y no pasan de tener una aparición estelar en este rodaje.

Amanda Seyfried, que encarna a Katie de mayor, se dibuja como una chica con graves carencias, propiciadas por la desestructuración familiar, lo que termina pasándole factura en el futuro y convirtiéndola en una mujer superficial incapaz de amar. Claro que como en todo film de Hollywood se observa una evolución en su personaje hacia la madurez y la estabilidad emocional. Tan sólo pasa con nota la actuación de Crowe ante los ataques que sufre Jake por culpa de su enfermedad mental y la actuación de la pequeña Kylie Rogers que interpreta con mucho realismo a la pequeña Katie, ejemplificando el dolor por la muerte de su madre y la separación de su padre.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s