El principio del tiempo

CRÍTICA DE CINE por MARTA BAENA SANZ

la_teoria_del_todo-cartel-5866Título original: La teoría del todo
País: Reino Unido
Director: James Marsh basado en el libro de Jane Hawking
Reparto: Eddie Redmayne, Felicity Jones, Charlie Cox, David Thewlis
Género: Drama

La teoría del todo es una película dura de asumir, aunque no sea una sorpresa para nadie, pues todos conocemos bien la historia. Este film, basado en el libro de Jane Hawking, relata la historia de su marido, Stephen Hawking, centrándose en su relación familiar más que en su carrera profesional, a pesar de lo entrelazadas que siempre estuvieron ambas, pues su primera mujer se sacrificó y desvivió por él y su carrera.

No se entienden pues la una sin la otra, ya que a la vez que avanza su relación matrimonial, aumenta su fama de científico y el deterioro de su cuerpo debido a la cruel enfermedad que le diagnosticaron tan joven. Un destino del que no pudo escapar, que le condenó a una silla de ruedas y paralizó inevitablemente el cuerpo. Un bache insalvable en su camino que, sin embargo, no le apartó de su propósito de seguir investigando, ni le mermó las ganas de vivir.

Una voluntad inquebrantable sólo comparable a la de su esposa y fiel compañera, supeditada al genio y ensombrecida por él. Si por desgracia a quien le toca padecer una enfermedad así no le queda más remedio asumirlo, aún más sacrificado es tener opción y elegir convivir con ella; porque Jane Hawking tuvo opción de fuga y, aun así, eligió quedarse a su lado, destinando su vida a una lucha constante, a un esfuerzo físico diario y a un desgaste mental agotador.

Un ejemplo de amor y dedicación, que no me parece reconocido por parte del genio, que sólo ve absurdas las creencias religiosas de su esposa, en las que se refugia para encontrar apoyo. Aunque este aspecto trata de suavizarse en la pantalla, queda latente su renegación de la fe, cosa lícita y entendible, salvo cuando lo utiliza como ataque hacia quien sólo debe estar agradecido.

Una película donde la actuación de Redmayne y Jones no puede ser más brillante pues, llevando el peso de todo el rodaje sobre sus hombros, representan a la perfección esta historia de coraje sin salirse un milímetro. Espectacular, ante todo, la interpretación de Stephen, que bien le valió un Oscar al mejor actor por una degeneración y sufrimiento casi palpables.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s