La segunda mujer budista que llegó a la isla de Eivissa

ENTREVISTA DE PERFIL

rachelNombre: Rachel Parsons

Edad: 51 años

Nacida en: Reino Unido

Profesión: Relaciones Públicas, fashion show y art expo en Atzaró

Perfil: lleva 32 años practicando el Budismo y supo encontrar la manera de hacer transmitirlo entre los habitantes de la isla

Rachel Parsons es una británica muy ligada al mundo de la moda y de la música, aunque actualmente trabaja en el agroturismo de Atzaró como Relaciones Públicas. Pero si hoy se convierte en nuestro perfil no es por su vida profesional, sino por la espiritual, pues Rachel fue la segunda persona budista que llegó a Eivissa.

Nació en Reino Unido hace 51 años en el seno de una familia católica, pero con el tiempo entendió que la fe que ella profesaba era otra diferente. Durante 18 años fue católica creyente y practicante, pues asistía a clases de biblia, tan cerca estuvo de la Iglesia que hasta su madre quería que se metiera a monja de convento, pero ella no era feliz con esa vida y buscó las respuestas en otra religión. “Comencé a ser budista porque era una adolescente infeliz y desdichada, no entendía el mundo y me ponía muy triste”.

Confiesa que no tuvo una niñez sencilla y que cuando fue adolescente estaba muy confusa y se sentía deprimida la mayor parte del tiempo, “pero cuando comencé a orar todo cambió, porque empecé a usar la cabeza y a pensar con mi corazón. Encontré la paz que necesitaba”. De esta manera, Rachel se refugió en el Budismo cuando apenas acababa de cumplir la mayoría de edad y sin tener demasiados referentes a su alrededor, pero con el tiempo fue aprendiendo a orar y a sentirse bien consigo misma. Y 32 años después continúa cohesionada a la religión que le devolvió el sentido.

“La regla eres tú, porque eres tú quien creas las reglas de tu propia vida”. Explica que el budismo te da la responsabilidad de decidir sobre lo bueno y malo para ti mismo, sin ningún tipo de imposición, castigo o prohibición, “porque esa táctica no funciona”. Asegura que es muy importante estar en consonancia con la mente, el cuerpo y el espíritu, y que en muchas ocasiones nos centramos en la mente y cuerpo, olvidando el espíritu, “pero es lo más importante, porque el espíritu es el corazón, si todo el mundo actuara con el corazón nos iría mejor”.

Budista en Eivissa

Antes de llegar a Eivissa vivía en Londres y estaba estrechamente ligada al mundo de la moda ya que trabajaba con Vivienne Westwood. Era ya madre de tres hijas, siendo Jonh Galliano el padrino de una de ellas, cuando sucedió algo que cambió su vida. Su mejor amiga murió dejándole a su cargo la custodia de su hija de 5 años. Fue entonces cuando decidió cambiar de aires, empezar de nuevo.

Aterrizó en Eivissa hace 18 años porque el padre de su hija residía en la isla donde trabajaba de DJ. Les pareció una buena idea a ambos, porque así él estaría más cerca de la niña también. Pero comenzar de cero, y en un país extranjero, fue complicado. “Cuando vine por primera vez estaba nerviosa. Recuerdo que inscribí a mis hijas en un colegio internacional, pero después les cambié a uno español, ahora ellas hablan catalán, español e inglés”, comenta recordando sus inicios en la Pitiusa.

Tampoco en lo referente a su religión le resultó sencillo, pues si bien hoy día Eivissa es una isla donde el Budismo tiene mucha presencia, cuando ella llegó apenas se conocía. De hecho, fue la segunda persona en practicarlo en la isla. “Al principio fue complicado comenzar a orar aquí porque no había gente que lo practicara y me sentía muy sola”. Claro que eso ha ido cambiando con el paso del tiempo. Ahora hay cinco grupos budistas en Eivissa y dos en Formentera, en los que hay mucha presencia de españoles e italianos, y celebran meetings todas las semanas en casas.

“La idea de esta religión es la de crear paz, tenemos que empezar estando tranquilos y en paz con nosotros mismos, por lo que primero tienes que ocuparte de ti antes de hacerlo de otros. El trabajo principal es contigo”. En la enseñanza del Budismo tiene práctica pues ella ha enseñado a su vez a otros a orar, entre ellas a sus tres hijas de 24, 23 y 17 años que han seguido su camino. “Ellas han elegido seguir mis pasos libremente y estoy contenta y sorprendida”.

“Nosotros no creemos que sea importante que haya una comunidad muy cuantiosa sino la transmisión persona a persona”, no hay que fijarse en el número sino en los individuos y ayudarles a ser felices. “Ellos dicen, ‘coge una persona y el resto te seguirá’ y es cierto”.

Budismo Soka Gakkai

Al igual que con las Iglesias, también existen ramificaciones en el Budismo. “En un principio solía pensarse que no debíamos tener deseo ni querer algo, pero esta rama del Budismo en la que yo creo es diferente porque lo cambió”. Explica que los deseos terrestres nos iluminan y alientan, lo que significa que es humano querer y desear, “si eres pobre quieres dinero, si necesitas un coche quieres un coche. Ellos dicen que no pasa nada por tener esos deseos. Necesitamos ahorrar y tener el dinero a nuestro alcance para darnos cuenta de que eso no va a cambiar nada”, pero necesitas tenerlo para entenderlo y convencerte. Para que te des cuenta tienes que tenerlo en lugar de negártelo.

Este es un movimiento impulsado a nivel global llamado la Soka Gakkai. Un Budismo laico, diferente y evolucionado, que viene del siglo XIII desde Japón, comenzó con un sacerdote llamado Nichiren y luego se fue expandiendo al resto del mundo hasta alcanzar en la actualidad los doce millones de budistas laicos que aplican a sus vidas cotidianas las enseñanzas de Sutra del loto. “Antes todos los niños fueron enseñados y educados para ser robots y este budismo rompió con eso, promovía el entretenimiento y la alegría, para que los niños fueran creativos”. No hay reglas sino responsabilidades individuales pues “cada acción que hagas tendrá un efecto”. De esta manera, “tomas la responsabilidad por tu vida y sobre lo que dices, haces y piensas”. La idea es que si tú cambias, todo los demás puede cambiar también.

Rachel ora una hora todos los días, por la mañana y la noche, y no deja de reflexionar sobre la que denomina ‘gran pregunta’: “¿Cuál es el propósito de la vida? ¿Por qué estamos aquí? En mi budismo decimos ‘para ser felices’. Eso no significa que siempre tengas que estar bien, porque la vida tiene altibajos, pero lo importante es que luego encuentres la manera de volver a ser feliz”.

LEER EN PERIODICO DE IBIZA Y FORMENTERA

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s