El vicio del cine

Puede que el nombre de Josep María Queraltó no sea muy conocido. Pero si apuntamos que es un coleccionista que lleva 35 años reuniendo artilugios cinematográficos, el interés aumenta. Y si además añadimos que con las más de 20.000 piezas que consiguió recolectar ha creado una exposición que ya ha dado la vuelta a España, le ponemos la guinda al pastel. ‘Ilusión y movimiento: los orígenes del cinematógrafo’ es el resultado de su entrega y dedicación, y un pequeño homenaje a la faceta más primitiva del cine.

La colección comenzó su andadura en 2004 en Barcelona y termina ahora en Madrid. A su paso ha ido conquistando a todos los amantes del séptimo arte, incluido el presidente de la Academia, Enrique González Macho: “Es una exposición que provoca una envidia gratificante y que demuestra el amor diario de Queraltó”, afirma. Una dedicación que comenzó a los 16 años, cuando era operador de cámara, y que aún continúa latente. “Cuando uno coge el vicio ya no para”, bromea el coleccionista.

Pese a todo, él no se considera “un mero coleccionista”. Y por ello, esta exposición tiene unos fines que van más allá del entretenimiento; pretende reivindicar y ensalzar la técnica cinematográfica. De hecho, fue la idea de homenajear a todos los que no salen delante de las cámaras la que le decidió a sacarla a la luz. “Lo que quiero es concienciar sobre la dura labor de los técnicos“. grupo en el que se incluye.

La colección se convertirá en museo

Pero la cosa no queda aquí: la finalidad es crear un museo. “Mi ilusión es poder acercar a la gente a la era analógica para explicarle los orígenes y la evolución del cine”, afirma Queraltó. lL hace por medio de una recreación histórica que alberga desde el primer modelo de cámara oscura, considerada “la madre de la fotografía”, hasta el cinematógrafo de los hermanos Lumière, que consiguió reproducir la imagen en movimiento.

Pero no sólo se remonta al pasado más remoto del cine, sino que también hace referencia a los avances que se han ido incorporando posteriormente, como el sonido y el color. “Hay que pensar que tenemos más de 50 formatos de films”, afirma, “la última pieza que he adquirido es un proyector que pasa una película de 22 cm”.

Y como no podía faltar, la palabra ‘crisis’ sale también a relucir: “el campo del cine vive hoy el mismo momento que vivió el arte en el siglo XVIII” afirmo Alonso. Por eso, es hora de que los apasionados del oficio hagan lo posible para asegurar su supervivencia, al igual que Queraltó ha hecho con estos aparatos, el primer escalón para poder llegar hoy al 3D.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s