La banda sonora de nuestros antepasados

 

Luis Delgado tiene las llaves de ‘El jardín secreto’ y, con su puesta en escena, ambientada en un patio andalusí, y la tímbrica de sus laúdes y panderos, nos invita a adentrarnos en las raíces de un reino en el que convivieron tres culturas muy diversas: judía, musulmana y cristiana. “Se trata de una página de nuestro pasado, y su comprensión nos ayuda a entender más nuestra propia cultura y muchos de los conflictos actuales”, explica el músico, que actúa tres días en La Abadía.

Foto: Ros Ribas

Foto: Ros Ribas

Delgado, acompañado de otras cinco personas, nos acompaña durante una hora y media con la intención de ponerle voz a una etapa silenciada durante muchos siglos: “La presencia islámica en la península rondó casi los 800 años, y durante mucho tiempo han sido omitidos de los libros de Historia”. Sin embargo, reconoce también que, en la actualidad, “no es un estilo desconocido”, debido a la variedad de festivales de música donde se han popularizado estos sonidos.

Por eso, huyendo de lo conocido y de lo “asimilado por la sociedad”, ofrece la oportunidad al público de descubrir “otras propuestas que se alejan de los tópicos“. Ya que aunque el arte de estas culturas continúa presente en nuestras ciudades, aún hay muchos aspectos que explorar. De ahí surge esta selección de canciones tradicionales sefardíes, textos musulmanes de los siglos XI y XII y cántigas de Alfonso X El Sabio, que componen este montaje.

Protagonismo de la escena

Este espectáculo no puede concebirse sin su puesta en escena, de la que se han encargado Alejandro Andújar (escenógrafo), César Linares (iluminador) y Susana Gómez (directora), que han recreado en la Sala Juan de la Cruz del teatro de La Abadía un patio andalusí, donde “todos los elementos están vinculados con la iconografía propia de cada una de las culturas de los temas musicales”, explica Gómez.

En especial, son la luz y el agua los protagonistas de la escena, donde una actriz, Rosa Manteiga, juega con el espacio mientras recita e interpreta los poemas. Pretendían “presentar un mundo relacionado estrechamente con nuestros antepasados”, apunta la directora, quien reconoce que sus últimas visitas a La Alhambra le inspiraron para la recreación de este ‘jardín secreto’, donde tanto la música como la atmósfera nos trasladan al pasado.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s