Un lugar de ‘Retiro’

En el siglo XVII fue el rincón de ocio para la monarquía. Hoy lo es para el pueblo. El Parque del Retiro, en el centro de Madrid, es considerado patrimonio artístico-natural de la capital española. Numerosos rincones hacen de este parque un lugar de “retiro”, dentro de una ciudad cosmopolita, por el que han paseado y pasean miles de personas.

Muchos han caminado por los múltiples senderos que ofrece el Retiro; pero no tantos han visitado, por ejemplo, el interior del Palacio de Cristal, construido en 1887 por Ricardo Velázquez Bosco, e inspirado en el Crystal Palace de Londres, que data de 1851.

Fuente del Ángel Caído

Fuente del Ángel Caído

El gran ‘pulmón’ de la capital madrileña desemboca en las calles de O’Donnell, Menéndez Pelayo, Poeta Esteban Villegas, Alfonso XII y Alcalá. Esta última, tiene acceso por medio de la entrada más majestuosa del Retiro, la Puerta de España, que también es el acceso principal al parque. A partir de aquí, se continúa por la Avenida de Méjico, repleta de jardines, que conducen directamente hasta el centro del famoso Estanque presidido por la estatua de Alfonso XII.

Un paseo turístico completo incluiría el Palacio de Velázquez, del siglo XIX, y sus famosas fuentes, la de los Galápagos, homenaje al nacimiento de la reina Isabel II, y la Fuente de la Alcachofa, inspirada en la mitología, donde se aprecia al rey Tritón y a la sirena sosteniendo el escudo de Madrid. Sin olvidar la Fuente del Ángel Caído, un ejemplar único en todas las ciudades del mundo.

El ‘pulmón’ de Madrid

El Retiro es un lugar de recreo para todos los amantes de la naturaleza: cuenta con más de 300 especies arbóreas y arbustivas, recogidas en el Paseo Botánico. Ya en 1755, Fernando VI creó el Jardín Botánico que contaba con más de 2.000 plantas, aunque durante la guerra de la Independencia (1808) caería en el abandono, y más tarde sería remodelado y convertido en invernadero.

La gran cantidad de chopos, se agrupan en un rincón especial, La Chopera. Aunque no son los únicos árboles, ni mucho menos. Existe una gran variedad de ‘árboles singulares’ característicos, como cipreses, Castaños de Indias, Acacias y Tejos.

Las flores también tienen un hueco en este paisaje natural. Mención especial merece La Rosaleda, que antiguamente se utilizaba para patinar sobre hielo y ahora alberga distintas variedades de rosas de todo el mundo.

La Rosaleda

La Rosaleda

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s