‘Antígona estaría hoy en día peleando con el 15-M’

‘Antígona’, la tragedia de Sófocles, es una obra que, a pesar de los siglos transcurridos, está muy presente en la sociedad actual. No sólo como libro imprescindible en las bibliotecas o reliquia de otros tiempos, sino también como una obra que se adelantó a su época y denunció injusticias que hoy continúan vigentes. Un ejemplo es, como precisa Emilio del Valle, director de ‘Antígona. Siglo XXI’, la posible comparación de esta tragedia con el movimiento ¡Democracia Real Ya!: “Antígona estaría hoy en día peleando con el 15-M”.

Con esta visión modernizada llega esta nueva versión a Las Naves del Español, en el Matadero de Madrid, tras haber pasado por el Festival de Mérida. Con ella, su director pretende trasladar al público desde la Grecia antigua al siglo XXI, porque: “La lucha del poder que se afronta en la novela es algo que también está en cuestión ahora mismo. Si el sentido común no lo pone el que manda, quién coño lo va a poner”.

Del Valle ha adaptado la obra con Isidro Timón en un lugar atemporal, que revive una vez más esta tragedia de sangre azul: “Antígona es un mito porque es un germen. Ya que, como personaje, es identificable a lo largo de la Historia. Por eso, el texto es universal, no hay época en que no haya un dictador o un problema social”.

Además, a este director siempre le ha interesado Sófocles y ‘Antígona’ en particular. Sin embargo, y aunque admite que se mantiene fiel a la obra original: “No me hubiese planteado dirigirla sin la posibilidad de reescribirla, siempre a favor del autor”. Aunque las modificaciones puedan apreciarse desde el primer momento en el atuendo de los actores, declara que “la modernidad ya estaba en el lenguaje de Sófocles, y que los conflictos que plantea se repiten hoy en día”.

Una función coral

El elenco formado por 13 actores, donde tan sólo hay tres nuevas incorporaciones desde el Festival de Mérida, está encabezado por Montse Díez (Antígona) y Chete Lera (Creonte). “A la hora de intervenir en el texto, hay ciertos personajes que están previamente pensados. Por ejemplo, el de Creonte, que siempre supe que sería Chete Lera, o el de la nodriza, interpretado por Carolina Solas”, explica Del Valle.

Sin embargo, a pesar de la importancia de los personajes principales, “es una función muy coral, donde la responsabilidad está muy repartida, y donde todos tienen momentos muy brillantes”. Se trata de “un coro griego, donde se destaca el protagonismo del circo y la perspectiva de la música en directo”. Y de nuevo insiste en la denuncia social: “Se trata de artistas de segunda, parados, que están trabajando por un bocadillo”.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s