Comienzo a llover

Ella me observa a través de la ventana, el día es negro y tormentoso, pero yo estoy allí. No hay otra más bonita, otro cuerpo más tierno que recorrer, otras manos más suaves que puedan acariciarme, ni otra boca más dulce donde morir. Sale al exterior y comienzo a llover. Es entonces cuando me abalanzo sobre ella rodeándola, envolviéndola, abrazándola. Deseando perderme para siempre, deslizándome por sus curvas que me acogen placenteras. Y muriendo al fin.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s